Cuaderno de bitácora

No pretendo extenderme demasiado. Esto es sólo una presentación, y lo importante aquí no soy yo, sino tú, lector. Recuerda, en el Cuaderno de Bitácora, Sapere Aude: atrévete a pensar.

Sólo quiero comentarte que en esta zona de La Nao encontrarás temas de todo tipo, pero todos con algo en común: serán temas sociales, prácticos y sobre todo, pretenderán hacer reflexionar (que no es poco). No soy un reputado experto en nada ni pretendo actuar como si lo fuera, por eso las entradas no serán una cantidad ingente de información expuesta de la forma más condescendiente, impersonal y presuntuosa posible, sino motivos que serán ayuda para el día a día, que lucharán hacer pensar y no dejar indiferente.

Por todo esto me gustaría que como lector seas parte de la travesía y si tienes algún tema sobre el que te interesa conocer más, me animes a investigarlo sin compromiso. Mis áreas son la economía y las relaciones internacionales; pero como ya sabes este proyecto se llama La Nao, y estas naves se hicieron para surcar los mares, sin nada que les pusiera un límite más que la inmensidad del mar. Es por ello que verás también entradas sobre filosofía (pequeño adelanto de lo que será mi primera publicación), historia, política, y en general todo aquello que sea abarcado por las ciencias sociales y las humanidades.

Como ya he mencionado mi mayor objetivo aquí será hacer pensar, y por tanto, repetir los mantras y clichés de una ideología concreta no es lo mío. Hace tiempo que observo a mi alrededor que cada vez más gente está harta de las viejas peleas de los de un lado contra los del otro, de los y tú más, y del Frente Judaico Popular contra el Frente Popular de Judea.

En conclusión

La sociedad pide acción, coherencia, democracia, información, verdad, y no leer otra vez el panfleto de los malos que son los otros, y lo buenos que son los nuestros. Para eso ya hay muchos diarios. Por ello pretendo dar una perspectiva un poco más pragmática, que a veces alabará ideas torpemente defendidas por unos y torpemente atacadas por otros, otras veces será al revés, y otras ni la primera ni la segunda. Porque como nos enseñaron en el colegio: a veces las cosas no son ni blancas ni negras, sino que hay una amplia gama de grises, algunos más oscuros y otros más claros; y porque los seres humanos somos mucho más que unas ideas ya escritas por otros. Podemos reflexionar por nosotros mismos, es lo que nos hace humanos. De ahí el nombre de la sección: Sapere Aude.

Le robo a una buena amiga mía un descubrimiento para empezar: existir etimológicamente proviene del latín, ex (fuera) y sistere (colocar). Existir es por tanto colocar fuera. Qué coincidencia que expresar provenga de exprimere (literalmente «hacer presión hacia fuera»). ¿Parecido no? Pues empecemos a hacer presión hacia fuera, no nos vayamos a quedar sin existir.

Sapere Aude, sección de Ignacio Garijo Campos

Fotografía realizada por Nerea Larrinaga Bidegain