Aviso para navegantes: esto no es una carta de presentación para La Nao. Parece ser que todos en esta vida tenemos días raros. Algunos pecan de nostálgicos con canciones de Sabina a viva voz, otros lo hacen regalando amor a diestro y siniestro y otros, en los que creo...